Una mezcla de risa y seriedad

El arte nos guía porque los artistas interpretan el acontecer de la vida humana de manera singular. El término «Comedia del  Arte» – manifestación teatral en la que se inspira la nueva colección – deriva de lo que «Arte» significaba en la Edad Media: Habilidad; una capacidad dirigida, sobre todo, a «fustigar el poder e instaurar la dignidad de los humildes. Con una mezcla de risa y seriedad», como apuntaron los académicos suecos en 1997 al otorgarle el premio por antonomasia a Dario Fo.

ITALIA

El nuevo espíritu renacentista y la cultura carnavalesca propiciaron que por vez primera la comedia fuera representada por verdaderos actores (músicos, malabaristas, cantantes callejeros, mimos…) que, organizados en compañías, representaban con fines lucrativos obras elitistas adaptadas al pueblo. Como el público era el encargado de sostener económicamente el tinglado, se esforzaban por satisfacerle y así empezó a cobrar gran importancia la improvisación y la escenografía.

Su semilla procede de la Italia de mediados del siglo XVI y durante tres siglos más fue capaz de florecer en otros países y ser tenida muy en cuenta por grandes dramaturgos como Lope de Vega, Shakespeare o Molière (sin citar a numerosos artistas de otras disciplinas). Dado que se desarrolló con personalidad propia, dos claves concretas nos han servido de eje en el proceso de creación: la puesta en escena adelantada a su tiempo y los disfraces que utilizaban de manera arquetípica los actores.

REALMENTE FEMENINO

En el proceso de diseño ha sido de gran ayuda que los personajes femeninos fueran representados por actrices de verdad, teniendo en cuenta que en el teatro de aquella época – como es el caso del inglés – los personajes femeninos eran representados por hombres disfrazados. Así el vestuario de Colombina o de Isabella continúan resultando sumamente femeninos, con guiños exquisitos o pícaros dependiendo de quién se trate, pero respetuosos con las formas de la mujer y sus movimientos.

La pasión por la Comedia del Arte es inagotable por el magnetismo que su estética produce, por lo satírico de sus planteamientos. Nuestra aportación a ese universo tan personal comienza con unas piezas limitadas que se irán ampliando cuidadosamente con propuestas sinceras, con toques que la historia del arte se ha encargado de donarnos.

Obra: Philippe Mercier, Pierrot y Arlequín

Deja un comentario

Queremos ayudarte a estar fabulosa. Si te registras, te descontamos un 10 % en tu primera compra.

Gracias, podrás disfrutar de un 10% de descuento en cualquier compra, insertando el código de descuento: promocion2019

Error. Por favor inténtalo de nuevo

Pepita t usará tu email para informarte de futuras promociones.